Panamá
No hay mucho para decir de los Grammy

No hay mucho para decir de los Grammy

1
2931
0
moda

Una de las cosas que más disfrutamos en este blog son las reseñas de alfombras rojas. Y admítanlo, es lo que ustedes más disfrutan también. Y es por eso que nos da bastante rabia cuando una alfombra como la de los Grammy se desperdicia de la manera como pasó este año.

Piénsenlo. Estrellas gigantes en el mundo de la música que tenían que habernos sorprendido con algo y nos dejaron con cara de “¿ah?” una y otra vez. Eso es decepcionante. Y como estamos tan tristes pero igual tenemos que hablar de eso, no vamos a hacerlo en ningún orden específico, solo hablar de las que hay que hablar. Y ya. ¿Empezamos?

Beyoncé en Peter Dundas (dos veces)

Por supuesto, la más esperada de la noche no pasó por la alfombra roja (se llama “hacer crecer la expectativa”, people). Todos esperábamos a ‘Queen B’ con algo espectacular, pero creo que esto nos dejó con la boca abierta y no necesariamente para bien. En el escenario, la cantante nos mostró todo el esplendor de su embarazo en un conjunto de tanga dorada y luego una especie de manto/bata/vestido con una cantidad de pedrería dorada que no sería raro verle en otras ocasiones.

Beyonce performs at the 59th annual Grammy Awards on Sunday, Feb. 12, 2017, in Los Angeles. (Photo by Matt Sayles/Invision/AP)

Pero la cosa se puso ‘hardcore’ cuando nos dimos cuenta de las verdaderas intenciones de Bey: una presentación que fue una oda a la maternidad, con ella como diosa principal. Sí, resultó recargado, pero nos puso a pensar a todos en la iconografía que esta idea trae encima. Hubo quienes mencionaron a Oshun, la diosa de la fertilidad africana, otros a deidades indias, otros a la Virgen María… siempre se agradece un ‘performance’ que lo ponga a uno a hacer la tarea, aunque bastante aburrido sí fue.

Para el final, después del velo y la tarjeta dorada y todo eso, Beyoncé viajó al mundo de los mortales con un vestido de lentejuela y escote rojos, también de Peter Dundas, al que solo le sobraba el collar.

Beyonce

Jennifer López en Ralph & Russo

Un vestido típico de JLo… escotazo, abertura en la pierna, un poco de drama. Le hubiera perdonado hasta el color lilita si no me hubiera desviado la atención esa maraña de tul que tiene en su cuello. Ese estilismo hubiera estado mucho mejor, con todo y tul si ella tuviera el cuello más largo y se hubiera recogido el cabello. Pero no, estamos presenciando como se la traga esa cosa que lleva en el vestido.

Jlo (Ralph and Russo)

Adele en Givenchy

El vestido es una adaptación de la última colección de la firma que, francamente, pierde bastante de su intención original. Según Pantone, el verde es el color del año pero no estamos enamoradas de Adele en este look. Le pusieron tanta cosa para hacerlo acorde a ella que casi terminan jalándose un Frankendress en toda regla.

Adele (Givenchy)

Demi Lovato en Julien Macdonald

Demi no lo hizo tan mal esta vez, un vestido dorado con un escote atrevido (ya lo ha intentado otras veces y este es su mejor intento), pero ese pelo me quita las ganas de vivir. O mejor dicho, me dan ganas de matarlo. Entiéndanlo de una buena vez: hay pelos largos bonitos, pero el pelo debajo de la cintura no entra en esa categoría. Se ve feo. Punto. ¿Dónde quedaron mis tijeras?

Demi Lovato (Julien MacDonald)

Heidi Klum en Philipp Plein

Logró lo que ninguna otra: verse realmente cool. Este look es joven, tiene onda, tendencia y es divertido. Pero le faltó el centavo para el peso y en este caso fueron dos: ese vestido está tan corto que seguro no se pudo agachar y ¿de dónde sacó esos zapatos tan feos?

Heidi Klum

Katy Perry en Tom Ford

Desastre. El nivel hubiera bajado si la falda de plumas fuera mucho más corta (hasta arriba de la rodilla, tal vez), pero creo que ni así se salvaría. Es una mala combinación de pelo muy amarillo, vestido muy brillante y una idea muy, muy fea. Es como si la parte de arriba quisiera ser un astronauta y la de abajo, un aparato de esos de limpiar chimeneas.

Katy Perry (Tom Ford)

Lady Gaga en Alex Ulichny

En el Super Bowl la criticaron por su ‘barriguita’ y ella dijo “¿saben qué? ¡Ahora me van a ver todo lo demás!”. Esto no sabemos si está bien o mal, porque es un regreso a sus disfraces de siempre, cosa que siempre es riesgosa porque uno no sabe con qué va a salir. Ella ya es un caso perdido así que… ¡siguiente!

Lady Gaga

Rihanna en Armani Prive

Como por variar, ella abaratando cualquier cosa que se ponga encima. Esta falda es una de las cosas más lindas que he visto, como cualquier cosa de Armani, pero ¿por qué tenía que combinarla con ese crop top? ¿Para combinarlo con el tatuaje más corroncho de todos los tiempos? Pareciera que venía del gimnasio y solo encontró la falda, y como era negra dijo ¡combina!

Rihanna (Armani Prive)

Paulina Rubio

¿Saben qué? Paulina Rubio se veía cool. Con todo y sus ‘granny panties’, su desnude y sus botines pesados. Se veía cool porque le salió bien el intento de rockera. Es un look que se ve bien pensado y ejecutado, y además se complementa bien con peinado y maquillaje. Bravo Pau, salvaste la patria.

Paulina Rubio

Por Moda 2.0
@moda2_0

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Menú