Panamá
Cosas que suceden cuando te acercas a los 30

Cosas que suceden cuando te acercas a los 30

2
9085
0
Chicas

Parece que fue ayer cuando renegábamos por ir al colegio, planeábamos los 15 y rogábamos por un permiso para salir a una disco. A veces creemos que eso de los años está lejos de afectarnos y de pronto ¡Plop! Todo empieza a cambiar.

Nos levantamos una mañana, nos miramos al espejo y ahí está… una arruga que mágicamente aparece para recordarnos que ya no estamos tan jóvenes y que las amenazas de mamá, empiezan a cumplirse. ¡Estamos envejeciendo!

Si aún estas reacia a creer que esto te sucede estando a un escalón de los 30, ¡tranquila! Aquí te ayudamos a aterrizar:

Lo primero es que ya no digerimos bien la comida. Empezamos a ser intolerante a la lactosa, el pimentón es mortal para el colon, ni hablar de las salsas y la comida chatarra.

 

Eso sin contar que ahora hasta un vaso de agua engorda. Pensar en comer después de las 5pm cualquier harina es todo un atentado contra el físico.

Las fiestas han pasado de discotecas hasta el amanecer, a cenas tipo 8pm en restaurantes o tomar vino en el apto. Además, porque a la fiesta han empezado a asistir nuevos integrantes… ¡bebés!

Ni hablar de los guayabos. Antes acabábamos con todas las botellas de alcohol sin problemas de resaca; hoy hasta una chicha fermentada nos da guayabo. No sólo duran más, se intensifican.

Antes pensar en hacer ejercicio era todo un hobby para los apasionados por el deporte y si no íbamos al GYM, nada pasaba. Hoy es toda una obligación que llega en receta médica por aquello del peso, las articulaciones, el corazón y todos los órganos que empiezan a sentir los estragos de los 20.

 

Los truquitos naturales son nuestros nuevos mejores aliados. Mascarilla de avena con miel para hidratar, papilla de manzana para quitar las ojeras y hasta saliva en ayuna para las patas de gallo.

Y uno se va dando cuenta que todo ha cambiado, incluso en el amor. Si terminamos con un chico, nos ponemos tristes pero no al punto de querer morir.

Incluso mientras nos vamos acercando a los 30, vamos aprendiendo que vale la pena comprar cosas en rebajas… a priorizar los gastos. Servicios y mercado antes que zapatos.

 

Y cuando compramos zapatos, los cómodos y de tacón bajo han empezado a ser de los favoritos.

Pero de las cosas más notorias es que hemos empezado a ganar pelo en lugares extraños y a perder en otras partes; a ganar kilos y a perder centímetros.

Lo cierto es que a esta edad se empiezan a experimentar muchos cambios trascendentales, es una etapa que llega con una visión un poco más madura de la vida y con situaciones que nos van haciendo valorar los pequeños detalles y despreocuparnos por cosas que no merecen tanta importancia. Y si te sientes en crisis por aquello de subir al tercer piso, tranquila. Recuerda que los 30 son los nuevos 20. Gózate esta edad de independencia y madurez.

Didi Alzate
@didialzate

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Menú