Panamá
Consecuencias de ser la amante

Consecuencias de ser la amante

4
10401
6
Chicas

Hoy no buscamos juzgar a nadie, todas las personas tienen derecho a sentirse amadas, también son libres de elegir a quien querer. Lo cierto es que al elegir amar a una persona casada o que ya está en un noviazgo formal, nos arriesgamos a vivir momentos de infidelidad e impotencia, al tener un “amor” a medias.

Las mujeres no estamos acostumbradas a compartir o recibir retazos de amor o compañía, mucho menos a mantener nuestras emociones al margen. Por eso, hoy aprovechamos para recordarte algunas de las situaciones, no tan agradables, a las que te expones al entrar a cubrir el rol de amante en una relación.

– Olvídate de tener una relación en la que todos te conozcan: para la amante existirán todo tipo de restricciones a la hora de entrar al círculo social y familiar. Tú, simplemente, no existirás. Eso de publicar momentos especiales en redes, compartir en familia, no es opción.

– Ni hablar de las limitaciones de tiempo: Aunque este hombre diga que ya no convive con su esposa y que te ama a ti, recuerda, ella sigue siendo su esposa, por lo tanto su prioridad. Sea por los niños, el compromiso, la casa y más. Para ti, solo serán los momentos en los que él pueda… y quiera.

– La mayoría de hombres casados, resultan celosos y controladores: recuerda, “el ladrón juzga por su condición”, así que al no ofrecerte confianza, él tampoco la sentirá por ti. Imagínate las escenas de celos.

– En este tipo de relaciones estás expuesta a vivir situaciones realmente frustrantes: si lo llamas puede que te conteste de manera indiferente o peor aún, que a mitad de la llamada te cuelgue.

– Ahora, imagina fechas especiales: Navidad, cumpleaños, amor y amistad, días festivos, año nuevo, domingos, no podrás contar con él. Tú tendrás que estar disponible por si él puede. ¿Y si no?

– ¿Y qué si quieres celebrar públicamente? ¿Una cena romántica en un restaurante o publicar algo lindo en sus redes?

– Si vamos al tema de cuentos de hadas, él jamás podrá ser tu media naranja, ya es de otra.

– Además, cuando permites que te quieran y querer a medias, inconscientemente afectas tu autoestima, te devalúas al no darte el lugar que mereces, el de ser amada tiempo completo.

– ¿Te imaginas si por cosas de la vida, surge alguna situación difícil a media noche? ¿Te enfermas, te accidentas o simplemente necesitas hablar muy tarde de la noche? Esa persona posiblemente no pueda estar para ti, estará durmiendo con su esposa.

Recuerda, tú vales mucho más de lo que puede ofrecerte ser la segunda opción. Mereces ser la primera opción de tu pareja. Además, no se puede ser feliz destruyendo hogares, siendo la manzana de la discordia en una pareja. Y aunque te prometa que se divorciará, ¿qué tan segura te sentirás con un hombre que es sus relaciones anteriores ha sido infiel? ¿Qué te garantiza que a ti no te hará lo mismo?

Didi Alzate
@didialzate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Menú